Los despidos exigen un nuevo curso de acción para Call of Duty, Overwatch League en Activision Blizzard

By Ucatchers

Esta semana, Activision Blizzard anunció que despedirá a 190 personas. Cincuenta de los afectados estarán en su división de deportes electrónicos, principal responsable de la Supervisión Liga y Obligaciones Liga.

Es el último capítulo de la saga en curso de despido del famoso desarrollador de juegos. La decisión de deshacerse del personal se produjo después de las lecciones que aprendió el liderazgo de Activision Blizzard en 2020, dijo su presidente de deportes y entretenimiento Tony Pettiti al SportsBusiness Journal, quien dio la noticia a principios de esta semana. Mientras el grupo de Pettiti observa un barril de incertidumbre, su modelo de negocio destrozado por la pandemia global, ha decidido reducir su actividad en los deportes electrónicos.

2020 estaba destinado a ser un año excepcional para la empresa, lleno de decenas de eventos en vivo en todo el mundo y el primero de su modelo de negocio geolocalizado. Finalmente, se cumplirían sus metas, se ganaría dinero y se respondería a la pregunta de los compañeros y de los críticos. Sin embargo, en un santiamén el pasado mes de marzo, COVID-19 puso patas arriba el futuro de los deportes electrónicos de Activision Blizzard.

La empresa capeó la tormenta: trabajando a través Obligaciones problemas de retraso y retraso en línea; averiguar cómo romper el Supervisión Liga en dos hemisferios; y eventualmente, poder albergar un conjunto Supervisión Playoffs de la liga en el servidor de Corea del Sur.

Pero no se puede ignorar lo que se perdió y lo que, para los analistas de la industria, los comentaristas y la reputación de Activision Blizzard, se necesitaba desesperadamente.

Todos los dedos apuntaban al 2020. El OWL y el CDL recibieron una gran cantidad de críticas por parte de los fanáticos, los medios y las figuras veteranas de la industria por igual. Sus precios de franquicia, $ 20 millones por equipo para la primera temporada y $ 30-60 millones por franquicia para la segunda temporada de Supervisión League y $ 25 millones por organización para la inauguración Obligaciones La temporada de Liga, los convirtió en el blanco de las bromas. Valdría la pena, aseguró Activision Blizzard a los propietarios del equipo. Los eventos en vivo estaban a la vuelta de la esquina y serían masivos.

Para algunos lo fueron. Nueva York y Dallas llenaron dos lugares medianos para el Supervisión Fin de semana inaugural de la Liga el pasado mes de febrero. En Minneapolis, el RØKKR puso traseros en los asientos y el fin de semana estableció algunas de las rivalidades más feroces de la temporada.

Pero COVID obligó a Activision Blizzard a girar. Y ahora sus empleados están pagando por ello.

Esos empleados han trabajado día y noche realizando un sueño que quizás nunca llegue. El modelo continuó cambiando bajo la inconsistencia del liderazgo. El cierre del trabajo diligente de las personas ahora desempleadas, mientras se encuentra bajo un inmenso escrutinio público, nunca llegará. Y la carga de ver a través del futuro de estas dos leguas caerá sobre los que quedan, muchos que no estaban allí cuando el Supervisión Los grandes sueños de la Liga se planificaron hace cuatro años y medio.

Los detractores continuarán y los próximos movimientos de Activision Blizzard serán cruciales para el futuro no solo de su percepción, sino también de la de la industria.

2021 será un año difícil para Activision Blizzard en los deportes electrónicos. Aún no hay indicios de que sea seguro asistir pronto a grandes eventos deportivos, incluso a medida que aumentan los lanzamientos de vacunas en Estados Unidos y otras partes del mundo. Sin embargo, Activision Blizzard tiene que descubrir cómo cumplir con los compromisos contractuales que ha recibido: $ 300 millones en Obligaciones y probablemente en algún lugar al norte de $ 400 millones en Supervisión—De algunas de las figuras más destacadas de los deportes, los medios de comunicación y la tecnología tradicionales.

No hay otras ligas como las Supervisión Liga y Obligaciones Liga. Hay la misma cantidad de personas que quieren que fracasen que quienes quieren que tengan éxito.

En algún nivel básico, no puedes culparlos: el mensaje detrás de las ligas, especialmente antes de la primera temporada de la Supervisión League, fue horrible. Los dueños y ejecutivos de equipos deportivos de renombre ensalzaron cómo los deportes electrónicos serían la próxima gran novedad y cómo iban a revolucionarlos, todo mientras invirtieron millones en un juego que, a todos los efectos, había hecho poco para impulsar a la industria en ese sentido. hora. Ciertamente no comparado con sus pares.

Ahora, dos personas que no estaban allí en ese momento tendrán que hacer las paces por sus predecesores.

En el centro del futuro de los deportes electrónicos de Activision Blizzard no solo se encuentra Pettiti, sino su mano derecha Johanna Faries. Faries, ex vicepresidente de la NFL, es ahora muy respetado entre los altos mandos de los deportes electrónicos, alguien que después de una larga lista de ex ejecutivos deportivos alienó a emprendedores endémicos ha hecho exactamente lo contrario.

Ha sido escuchada, ha tomado notas y ha recibido comentarios a lo largo del camino y, lo más importante, no tiene miedo de admitir lo que no sabe.

Sus esfuerzos han reconstruido la fe muy necesaria después de los desacuerdos sobre la visión entre Supervisión Ejecutivos del equipo de la Liga y Pete Vlastelica, el ex líder que dejó el departamento de deportes electrónicos de la compañía en octubre. Vlastelica dejó muchos de los Supervisión Liga y Obligaciones Los ejecutivos de los equipos de la liga con los que hablé se sintieron frustrados después de que el comisionado fundador Nate Nanzer, uno de los favoritos entre los propietarios de la liga, se fuera para un gran trabajo en Epic Games. Los éxitos y los buenos comentarios de Faries como comisionado durante Obligaciones La primera temporada de la liga resultó en su promoción para ayudar a supervisar ambas iniciativas.

Ahora, Faries y Pettiti, un ex ejecutivo de MLB que se unió a la compañía en agosto pasado, tienen una gran tarea por delante en 2021.

Se enfrentarán a los críticos por cada decisión que tomen y los efectos de las tomadas por sus predecesores. Dibujarán fuego cada vez Call of Duty: Black Ops Cold War se retrasa durante una transmisión (“liga de 300 millones de dólares por cierto”). Y cómo manejan un mundo de deportes electrónicos posterior a COVID será el centro de atención de los medios. Esa es su realidad, aunque no necesariamente la hicieron así.

Los comentaristas de la corriente principal le dirán que los deportes electrónicos lo lograron en 2020, sobre cómo cuando la NBA y la NHL se detuvieron, todavía había competiciones de deportes electrónicos en todo el mundo, incluso si solo estaban en línea. Audiencia esto, audiencia aquello. Algo de eso es cierto. Pero los deportes electrónicos aún no son una empresa rentable para la mayoría de las organizaciones de equipos, y ciertamente no para las Supervisión Liga y Obligaciones Liga.

He dicho esto durante años, pero en última instancia, necesitamos la Obligaciones Liga y Supervisión Liga para triunfar. Nuestra industria seguirá existiendo si no lo hace y aquellos que perderán dinero si fracasan seguirán estando bien: o son súper ricos o están involucrados en prospectos más seguros dentro de los deportes electrónicos. Sin embargo, habrá quienes se agrupen en todos los deportes electrónicos con dos empresas de muy alto riesgo, y ese estigma será difícil de eliminar.

La falta de eventos en vivo el año pasado ha ahorrado a los propietarios de equipos y a Activision Blizzard millones de dólares, incluso si no estaba previsto originalmente. Donde el Obligaciones Liga y Supervisión League go desde aquí, sin embargo, todavía está en el aire. Han estado en la mesa de dibujo durante la mayor parte de un año y esa planificación continuará sin cesar. Con un mundo incierto, Activision Blizzard necesita descubrir cómo sacar provecho de esa inversión de más de 700 millones de dólares.